poema-barbarita

El Primer Poema: Barbarita

Uno de los regalos más grandes que he recibido en mi vida, es el poemario de una figura masculina importante en mi infancia. Desde alrededor de los años cuarenta, mi abuelo J.R. escribió sus poemas y recolecto escritos de otras personas en un pequeño cuaderno. Este cuaderno es muy valioso, porque desde pequeño yo (sin saber de la existencia de este tesoro) he estado inclinado hacia la creación de poemas. Más adelante durante mi adolescencia, este cuaderno llego a mis manos y desde entonces lo protejo como mi vida.

Todos estos poemas tienen tanta historia, tanto sentimiento. Muchos de ellos fueron escritos mientras él viajaba, mientas se enamoraba, mientras se sentía sólo. Similar a como todo lo que escribo o hago actualmente en mi vida. Pero como la vida sigue pasando, y el papel se va deteriorando, he decidido pasar todos estos poemas a la internet. Compartir estos poema con seres queridos y con extraños para así darles más vida.

Para darle inicio a esta sección del blog, les comparto un poema que describe el momento en que J.R. admitió y declaró su amor por primera vez. Él escribió este poema incialmente en un papel que se lo entregó a Barbarita en el parque de atracciones Coney Island que existía en Caracas en ese entonces.

Barbarita

Mucho ha que te
pero nunca pense
que llegara a quererte.

Entraste a mi vida
tan de repente
que no puedo ya vivir sin ti.

Un inmenso pesar
siento dentro del alma
al pensar que te vas
muy lejos de mí.

No podré olvidarte
aunque lejos estés,
no podré resistir
que te alejes así.

Siento miedo al quererte
con tanta pasión,
por temor de morir
en inmenso dolor.

Mi amor es tan grande
que al estar junto a tí,
no puedo decirte
lo que siento en mí.

 – J.R.